11 abril, 2018

Entrevista a Gisela Rubach

“La presidencial de Peña Nieto fue una campaña by the book“. Gisela Rubach, @GiselaRubach Por José Luis Izaguirre, @jl_izaguirre92 Gabriela Ortega, @gabrielaortegaj Licenciada y maestra en Administración por el ITAM, es una referencia en la consultoría política y una de las mujeres pioneras en la estrategia política. Ha participado en más de 300 campañas electorales en América Latina, es una de las personalidades más influyentes en México y una institución del marketing político en español. Además de su prolija carrera como consultora, ha dedicado gran parte de su trayectoria profesional a la docencia. Ha impartido innumerables cursos y conferencias en diferentes foros, escuelas y universidades alrededor de Iberoamérica. Es coordinadora del Diplomado en Mercadotecnia Política y de los Seminarios Internacionales de Estrategias Electorales y Políticas en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) en México. Actualmente es directora general de Consultores y Marketing Político, así como de Marketing Gubernamental, empresas que conforman una reconocida agencia de comunicación dedicada a la gestión y planificación de estrategias comunicativas para campañas electorales y gobiernos. Usted ha asesorado tanto en campañas electorales como a gobiernos en su comunicación institucional. ¿Cómo cambia la comunicación de campaña a la de gobierno? ¿Qué disfruta usted más como consultora? Definitivamente hay cambios sustanciales entre la comunicación electoral y la gubernamental. De entrada, la primera se basa en una temporalidad mucho más limitada, se eleva el nivel de dificultad porque todo es súbito, todo se vuelve urgente y la clave radica en la capacidad de respuesta rápida y eficaz. Es muy importante que quien asume la candidatura conozca velozmente el humor social al que se va a enfrentar y conecte rápidamente con su electorado meta para posicionarse, vender su narrativa a través de diversos medios y alcanzar la percepción de triunfo. Por el contrario, cuando un gobierno comienza se dilatan los tiempos, pareciera que todo es más lento y lo más importante es jugar con dos percepciones básicas de los gobernados: capacidad y simpatía, es decir, lo racional y lo emocional. Por ello, siempre sostengo que gobernar es hacer y comunicar. Aunque parece una obviedad, es en este punto donde la mayoría de los gobiernos tropiezan y cuando se dan cuenta de que no mantuvieron ese difícil balance, buscan resarcir los errores, pero, en ocasiones, ya es muy tarde porque la ciudadanía rechaza cualquier acción persuasiva del gobierno en turno y la ven con recelo, lo cual afecta de manera colateral al gobernante y al partido en que milita. Así que, de entrada, un gobierno de principio a fin está administrando una crisis. A mí en lo personal me encanta la adrenalina de las campañas, mi estado ideal es estar asesorando candidatos e instrumentando las herramientas que el marketing político ofrece para alcanzar finalmente el triunfo en las urnas. Asesorar gobiernos se vuelve interesante y muchas veces es una labor titánica a contracorriente. Particularmente debo reconocer que cuando la estrategia de comunicación de un programa de gobierno alcanza la aceptación necesaria, cuando se recupera la confianza en segmentos sociales estratégicos o cuando un gobernante reconecta con la sociedad, es sumamente gratificante. Como estratega de campaña, ¿cuáles son los cinco primeros […]

Leer más
1 febrero, 2018

Algo más sobre Gisela Rubach

Por Rafael Vargas Pasaye CIUDAD DE MÉXICO.- Más allá de la formación académica, con su licenciatura y maestría en administración de empresas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, lo que hace como consultora política es administrar los recursos para ganar la guerra electoral. A donde llega se nota. Es sobre todo estratega. Tiene una visión aguda para detectar posibles conflictos y apagarlos antes de que crezcan, sabe como pocos que el deseo de ganar no se alimenta solamente de intenciones, sino de acciones, de trabajo, de arrastrar el lápiz y gastar la suela del zapato. Le agrada citar a Quinto Tulio Cicerón con la frase “Nada convence más que el candidato te mire a los ojos, te salude de mano y te llame por tu nombre”. Aunque también ha adoptado su grito de guerra “A darle” al argot del mundo de la consultoría. Trata de estar actualizada, se le puede ver en diversos seminarios, congresos o cumbres, no solamente como ponente, sino como escucha. Su impulso por hacer más profesional la materia la llevó a crear el Diplomado en Mercadotecnia Política y el Seminario Internacional de Estrategias Electorales y Política, el primero ya con veinte años de tradición y el otro con diez ediciones a cuestas. Sus opiniones han quedado plasmadas en diferentes espacios, que van desde la compilación o memoria de algún encuentro, hasta las revistas de circulación nacional, la televisión y por supuesto la magia de Internet y las redes sociales. Aunque todavía queda a deber el libro, seguramente sus memorias serán huésped en la lista de los más vendidos. Quizá su espacio natural sea el de las ponencias o capacitaciones. Allí se adueña de la escena, se roba al público, siempre deja una enseñanza, transmite un hallazgo, contagia con su buen humor. O tal vez sea el llamado war room, el salón de operaciones donde las decisiones deben tomarse con frialdad y con seguridad, pero también con información. Por eso es experta leyendo estudios de opinión, ya sea encuestas o grupos de enfoque. No se fía del afinado olfato que tiene, pues sabe que no es suficiente. Es dura cuando debe serlo, y cruda cuando se necesita. Inolvidables las charlas con las esposas de los candidatos, les dice lo que se avecina, cómo deben tomarlo y que las sorpresas no hagan cambiar la estrategia o bien, formen parte de ella. Artículo original fue publicado por la Agencia Quadratín, el texto completo se puede leer en: https://oaxaca.quadratin.com.mx/gisela-rubach/

Leer más