Enamorada de la vida, además adicta a la adrenalina. Ama las flores, encuentra serenidad al cultivarlas, para mantener hermosos sus jardines. Su mayor debilidad: los postres.

Aquí una frase de Gisela Rubach sobre su vida