Una reconstrucción con olor electoral

26 diciembre, 2017

¡A darle! Una reconstrucción con olor electoral Por Gisela Rubach La reconstrucción de las zonas afectadas por los dos sismos más fuertes está atravesando momentos cruciales entre las demandas de los damnificados y los tiempos electorales de esas regiones, particularmente Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Estado de México, Morelos, Tlaxcala y la Ciudad de México, así como la del país mismo. En ese sentido, la agenda electoral que va a tener un peso donde se reconstruye, con qué prioridad, y sí realmente la agenda electoral marcará las acciones pensando en términos de votos, o no. Estamos viendo un despliegue interesante por parte del presidente Enrique Peña Nieto, quien se ha puesto al frente de la crisis, encabezando él mismo todas las operaciones que se están haciendo en todas las regiones afectadas y dirigiendo a todas las secretarias del Estado Mexicano; por lo que estoy segura que le ha servido como una especie de reposicionamiento el estar cerca de estos -ya son- dos meses, en los que no ha escatimado ninguna oportunidad para tener un acercamiento con la ciudadanía. La otra parte que sí hay una molestia real de parte de los damnificados pero también tiene un olor electoral son las recientes manifestaciones que estamos viendo en la Ciudad de México de gente, algunas afectadas por los sismos y otras que no lo parecen tanto. Debe llamar la atención que los perfiles de quienes reclaman acciones muy concretas al gobierno son de clase media, quienes no están pidiendo apoyos o créditos especiales, sino que quieren la reconstrucción de sus edificios. ¿Qué tanta culpa puede tener un gobierno, de un temblor, de un huracán, o por cualquier siniestro provocado por la naturaleza? Me queda duda pero lo que sin dudarlo es el humor social que busca en la frustración echar culpas, y desde luego que hay otros que sacan raja política de esta situación. EL TEMA De acuerdo a diversos medios de comunicación publican un número mágico que pone en evidencia lo poco solidarios que somos los mexicanos, particularmente en estos dos grandes sismos de septiembre, en la que la cuenta es que cada ciudadano contribuyó en promedio entre 36 pesos a 46 pesos. Esto nos debe dejar una seria reflexión que realmente solidarios, lo que se dice solidarios, ya no lo somos y cada vez queda demostrado; creo que el reto es muy grande, el reto de la reconstrucción que todavía nadie ha podido visualizar de que estamos hablando, fundamentalmente en Oaxaca y Chiapas. A DARLE Más allá que la reconstrucción física estructural de las zonas afectadas les llevará más de siete años, sí con toda la estela de dolor que dejaron los dos sismos en siete estados de la República Mexicana, los mexicanos han perdido la capacidad de desprenderse de un poco de sus recursos económicos para solidarizarse con los que perdieron todo ¿Serán capaces de unirse por una causa electoral o solo cobrarán en las urnas sus enconos personales? Sin duda, los candidatos a 629 posiciones que estarán en juego en las próximas campañas de 2018 tienen un gran reto ¡Convencer!

Leer Más